El Té Rooibos (no es un Té)

El Rooibos es una planta medicinal con increíbles beneficios y propiedades, también conocido como té rooibos, es una infusión con grandes cualidades y virtudes.

Aunque popularmente se conoce con el nombre de té Rooibos, en realidad no se trata de un té propiamente dicho, sino de una infusión. El motivo es que verdaderamente no se trata de una bebida proveniente de la variedad Camellia Sinensis (a partir de la que se elaboran los distintos tipos de Té), sino de un arbusto de origen africano conocido con el nombre de Aspalathus linearis, que significa arbusto rojo. De hecho, en países como Sudáfrica –de donde proviene originalmente- se convierte en una de las bebidas más consumidas, donde es muy conocida y popular no solo por su sabor suave y ligeramente dulce, sino por sus increíbles beneficios y propiedades.

Se convierte en una de las alternativas por excelencia del té, precisamente porque a diferencia de éste no contiene cafeína. De ahí que pueda ser consumido a cualquier hora del día, incluso por la noche para ayudarnos a relajar nuestro organismo y a conciliar mejor el sueño. También se trata de una maravillosa opción para niños y mujeres embarazadas, porque es una bebida natural saludable que no aporta excitantes ni sustancias contraindicadas en estas etapas de la vida.

Debemos diferenciar entre dos variedades de Rooibos:
– Rooibos rojo: es el más popular, común y elaborado, y el que tradicionalmente encontramos en la mayoría de herbolarios y tiendas. Se trata de una bebida que adquiere dicha tonalidad por la oxidación que las hojas de la planta sufren en el proceso de fermentación.
– Rooibos verde: es una variedad menos conocida, la cual conserva su color verde porque no ha sufrido oxidación durante el proceso de fermentación. Por ello tiende a ser más rico en antioxidantes naturales.

Rico en antioxidantes

Aunque la variedad verde contiene –y aporta- más antioxidantes que el Rooibos rojo, lo cierto es que se trata de una bebida que por lo general aporta interesantes cantidades de antioxidantes naturales, los cuales ayudan a reducir la acción de los radicales libres, protegen nuestras células y retrasan el envejecimiento celular prematuro. Entre los antioxidantes más importantes que encontramos en el Rooibos podemos mencionar los flavonoides (en especial la quercetina y la luteolina).

Beneficios para el corazón

El Rooibos dispone de un maravilloso antioxidante, el chrysoeriol, que inhibe el estrechamiento y endurecimiento de las arterias.
También nos ayuda a mejorar nuestra salud cardiovascular, regula nuestra tensión, armoniza nuestra circulación sanguínea y disminuye el colesterol malo (LDL). Son muchos los estudios realizados al respecto, concluyendo que al consumir diariamente té de Rooibos durante seis meses regulamos las funciones de nuestro corazón y reducimos el colesterol.

Protector de nuestro hígado

Los beneficios para la salud del Rooibos son muy conocidos. En un estudio realizado en España, se demostró que sus antioxidantes logran activar las enzimas AMPK, que ayudan a prevenir el hígado graso y el desarrollo de otros trastornos metabólicos. También nos ayuda a desintoxicar y depurar el hígado.

Ideal para relajarnos

Ya sea en caso de insomnio, problemas para dormir o simplemente para relajarnos tras un día estresante o ante un determinado problema que nos ha causado mucho nerviosismo, el Rooibos es una bebida maravillosa para relajar nuestro organismo y nuestra mente.

Nos ayuda a dormir mejor: Alivia la Ansiedad y el Insomnio

Precisamente por sus cualidades relajantes, el Rooibos nos ayuda a dormir mejor por las noches. Más aún, en caso de insomnio, se trata de una infusión que nos aporta magnesio, un nutriente esencial que nos ayuda a relajar nuestros músculos a la vez que es útil en la prevención del insomnio. Por otra parte, no debemos olvidarnos que se trata de una bebida natural que no contiene teína.
Si tomas por la noche una taza bien caliente, te aliviará la ansiedad y te permitirá conciliar un buen descanso.

Problemas digestivos o intestinales

El Rooibos es útil a la hora de aliviar los problemas digestivos más comunes, como por ejemplo puede ser el caso de la pesadez de estómago, gastritis, náuseas y vómitos. Además, se convierte en un remedio tradicional adecuado en caso de diarrea o estreñimiento, y es recomendado a la hora de evitar la hinchazón abdominal. Todo ello gracias a su acción antiinflamatoria y antiespasmódica.

Reduce la retención de líquidos

El Rooibos es una bebida muy rica en minerales, entre los que podemos destacar la presencia tanto de potasio como de magnesio, además de aportar un bajo contenido en sodio. Por ello, se convierte en una opción natural muy útil a la hora de reducir y evitar la acumulación de líquidos.

Útil si quieres bajar de peso

Si precisamente te encuentras siguiendo una dieta de adelgazamiento, o presentas problemas de sobrepeso o de obesidad, el Rooibos es un excelente coadyuvante en dietas de adelgazamiento, ayudando a solucionar problemas metabólicos.

Alivia problemas respiratorios

Gracias al flavonoide chrysoeriol, logra dilatar los bronquios y actuar como un antiespasmódico. Es muy útil para aliviar la congestión de las vías respiratorios y mejorar episodios de alergias.

Cuida de nuestro cerebro

El alto contenido de antioxidantes presentes en el Rooibos, logra aliviar el daño oxidativo de nuestras estructuras cerebrales, manteniéndolo ágil y luchando contra los radicales libres que lo envejecen.

Apto para personas con problemas de cálculos renales

Habitualmente las personas que suelen sufrir de cálculos renales, no pueden tomar té debido a su contenido en ácido oxálico. Pues bien, el Rooibos no dispone de este contenido, alzándose como una elección segura y saludable para todos nosotros.

Muy bueno para la piel

Dado que el Rooibos es muy rico en antioxidantes, se convierte en una opción excelente a la hora de cuidar la piel de forma natural, siendo especialmente útil a la hora de prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. Más aún, cuando es aplicado externamente sobre la piel, puede ayudar a la hora de mejorar las arrugas, la flacidez, las manchas…
Personas que padezcan de acné, dermatitis, eczema o psoriasis, dispondrán en el Rooibos, un excelente aliado gracias al ácido alfa hidróxido y su contenido de zinc. Son dos elementos perfectos para cuidarnos desde dentro, y aliviar así este tipo de inflamaciones.

¿Cómo preparar una infusión de Rooibos o “Té de Rooibos”?

Puedes beberla en infusión, calentando el agua hasta que hierva. Después introduce un cucharadita de Rooibos y lo dejas reposar solo cinco minutos. Puedes beberlo hasta dos veces por día, uno por la mañana y otro antes de acostarte.

La infusión de Rooibos se puede tomar tanto caliente como fría.
En verano es un maravilloso refrescante, tan sano como ideal para toda la familia. Es apto para niños, diabéticos, personas que quieran bajar de peso o que deseen cuidar de su circulación y de su corazón.
No tienes más que realizar la misma infusión y dejarla en el refrigerador. Es muy refrescante, de hecho es habitual utilizarla a la hora de hacer deporte, es una bebida que consigue hidratarnos rápidamente y nos aporta los mismos beneficios que una bebida isotónica.

Si mezclas la infusión de Rooibos con un jugo de naranja o un jugo de piña, el sabor será aún más delicioso, y los beneficios incomparables.

Yo utilizo, y recomiendo, el siguiente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *