Aceite de coco

El aceite de coco posee más de un 90% de aceites saturados y se obtiene de la pulpa del coco, fruto del cocotero (Cocos nucifera).

Uno de los componentes del aceite de coco es el ácido láurico, el cual ofrece muchos beneficios a nuestra salud, entre otros, eliminar bacterias patógenas o algunos virus. Otro componente que posee son ácidos fenólicos antioxidantes, que nos protegen de los radicales libres y enfermedades cardiovasculares.

Es importante utilizar un aceite de coco extra virgen de primera presión en frío con certificación ecológica o bio.

Beneficios

Algunos de sus múltiples beneficios reconocidos por la medicina moderna: antioxidante y protector, apoya la cicatrización y reparación de los tejidos, reduce los síntomas asociados a la psoriasis, eccema y dermatitis.  Tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antimicóticas (gracias al alto porcentaje de ácido laúrico) que lo hace muy útil para curar heridas y quemaduras superficiales, y se presta para elaborar todo tipo de jabones y cremas naturales.
El aceite de coco mantiene su estabilidad a altas temperaturas y sus propiedades no se alteran al pasar del estado sólido a líquido ni viceversa. Por lo tanto es un excelente aceite para cocinar, puesto que no se oxida al calentarlo.

Propiedades del aceite de coco
  • Tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antisépticas
  • Mejora y facilita las digestiones pesadas
  • Tiene un factor de protección solar 7, interesante para proteger la piel y el pelo del sol
  • Ayuda a aliviar los síntomas de la menopausia, como sudores, sofocos, insomnio, fatiga, etc.
  • Posee acción antiinflamatoria
  • Lo puedes usar como bálsamo labial para labios secos
  • Cuida nuestra salud oral al evitar la formación de placa dental y caries
  • Por su poder para eliminar hongos se utiliza para combatir la Candidiasis (candida albicans)
  • Es una excelente fuente de energía
  • Favorece la digestión de las grasas, algo que beneficia especialmente a las personas que no tienen Vesícula biliar.
  • El aceite de coco es un remedio natural para prevenir las estrías o reducirlas si ya las tienes
  • Te ayuda a controlar el pelo encrespado
  • Se utiliza para eliminar piojos
  • Favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico
  • Utilízalo como crema corporal para hidratar y nutrir la piel para mantenerla joven
  • Estimula el metabolismo
  • Es muy eficaz para cuidar la piel después del afeitado o depilación
  • Refuerza la función tiroidea
  • En cosmética lo podemos utilizar para retirar el maquillaje la tiempo que cuidamos la piel de forma natural.
  • Está recomendado especialmente para personas con diabetes pues el aceite de coco no produce picos de insulina en sangre
  • Reduce las posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares
  • Se han llevado a cabo estudios sobre el consumo de aceite de coco y enfermedades como Alzheimer, demencia senil, Parkinson, entre otras, y éste ha mostrado que los pacientes mejoraban su memoria y capacidades cognitivas.
  • Un estudio realizado con mujeres obesas mostró que el aceite de coco favoreció la eliminación de grasa abdominal
  • Cuida la salud general de la piel, retrasando la aparición de las arrugas de expresión así como los daños de los radicales libres, evitando la escamación, sequedad y rojeces.
  • Equilibra los niveles de colesterol
  • Aporta brillo y vitalidad al cabello estropeado.
  • Combate la caspa y otros problemas del cuero cabelludo
Usos del aceite de coco

Como crema hidratante corporal
El aceite de coco es uno de los mejores hidratantes naturales que podemos encontrar para el cuidado de la piel. Las propiedades del coco humectan, suavizan y, de paso, ayudan a eliminar las células muertas, previniendo el envejecimiento prematuro de la piel.

Hidratar labios resecos
Si notas que tus labios están agrietados y tu piel se está secando, aplica un poco de aceite de coco sobre ellos y mantenlos hidratados por mucho tiempo.

Psoriasis
Colócalo sobre la piel, especialmente al poco tiempo después de tomar una ducha para ayudar a mantener tu piel hidratada adecuadamente y para que las propiedades del aceite de coco trabajen mejor  en las lesiones de la psoriasis. Es uno de los mejores remedios caseros para la psoriasis.

Consumo
En gastronomía lo puedes usar como cualquier otro aceite o manteca: en la elaboración de postres, para aliñar ensaladas, elaborar salsas, hacer sofritos, etc. De hecho, el aceite de coco es la mejor opción para freir los alimentos pues éste resiste a temperaturas altas y no se oxida como ocurre con el aceite de oliva. Se recomienda consumir unas 3 cucharadas de aceite de coco extra virgen diariamente.

Pasta dental con Aceite de coco

Para obtener los máximos beneficios del aceite de coco como pasta dental, puedes utilizarlo alternándolo con algún dentífrico, es decir, un día utilizar aceite de coco y al día siguiente la pasta dental normal. De este modo aprovecharás los beneficios de ambos y obtendrás una mejor salud bucodental.

Cómo preparar una pasta dental de aceite de coco y bicarbonato
Sus propiedades ayudan a neutralizar los malos olores de la boca, reducir el riesgo de gingivitis y a blanquear los dientes amarillentos.

En un recipiente limpio, mezcla 30 gramos de Aceite de coco con 3 cucharadas de Bicarbonato de sodio y los mezclas bien hasta formar una pasta de textura similar a la de los dentífricos comerciales.
Esta pasta dental la puedes utilizar del mismo modo que un dentífrico comercial. Por su alto efecto antimicrobiano, el aceite de coco acabará con las bacterias que viven en la lengua y son responsables del mal aliento. Además, dejará un agradable aroma a coco y una sensación de limpieza similar a la que dejan otras pastas de dientes.

Personalmente utilizo, y te recomiendo, este Aceite de coco:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *